lunes, 28 de octubre de 2013

IMPORTANTE

Después de lo sucedido este fin de semana creo que hay explicar algunas cosas, ya no por justificar las acciones que se dieron sino por dar información que quizás mucha gente desconozca. Leo cosas escritas con tal hipocresía, que simplemente me dan pena. Yo soy de los que piensa que antes de hablar hay que informarse y escuchar otras opiniones.

En el tema Diablillos habrá un comunicado oficial donde se explicarán los motivos de lo sucedido. Una vez la gente haya leído esto, se puede opinar perfectamente, ya sea a favor o en contra. Yo conozco la situación de primera mano y doy mi total apoyo a Daniel Puerta, persona a la que se le está machacando sin pudor, y lo peor, sin merecerlo. No hay organización ni se están formando los cimientos de nada que pueda hacer frente a injusticias. Insultar no es la solución, eso no nos lleva a nada. Y hay mil maneras de protestar sin perjudicarnos nosotros mismos o a los clubes. Solo se ve una gran desunión marcada por intereses propios. ¿Por qué no hubo plante en el Campeonato de España de Triatlón? Si la situación era la misma que ahora. La situación es mala para todos y yo estoy dispuesto a luchar para que mejore, pero usando el sentido común.

Respecto al tema Final del Promaster. Se plantea un circuito anual bastante raro. Con carreras en las que se reparte mucho dinero y de menor nivel que coinciden con carreras internacionales de mayor nivel en las que conseguir dinero es muchísimo más complicado. El claro ejemplo es Palamós. Yo competí en una Copa del Mundo en la que por hacer el 6º puesto recibí un premio de 1800 dólares que al cambio y con las retenciones significaron aproximadamente 1200€. El campeón de un Promaster se lleva 3000€ que con retenciones serían más de 2000. Sinceramente, es infinitamente más difícil conseguir esa cantidad de dinero en una Copa del Mundo o de Europa, sin desmerecer ni desprestigiar a nadie, tómenlo como mi opinión. Yo he antepuesto lo deportivo a lo económico durante toda la temporada, además de que esas mismas carreras ITU eran las que daban acceso al resto de carreras de mayor nivel que iba a haber en la temporada, todo ello publicado en unos Criterios de Selección públicos.

Lo siguiente que quiero decir es que si se sabía que sólo se había pagado el Promaster de Banyoles y con retraso, la gente que se siguió inscribiendo en Madrid, Palamós y Alicante, lo hizo a conciencia y sabiendo que había deudas. Que en Alicante la gente se quitara cuando se retiraron los premios, me parece lo lógico, pero inscritos estaban y si llega a haberlos, habrían corrido. Una vez dicho esto, expongo mi situación:

Soy primero del Ranking Final del Promaster, con puntos que me he ganado en las carreras ITU, de mayor puntuación, tomando riesgos mayores, puesto que en una Copa del Mundo, un mal día, significa terminar por encima del puesto 30 y llegué a la final con ventaja suficiente como para que simplemente terminándolo, ganar. No tenía ni pensado participar (llevo 3 semanas de descanso) y asistí a El Toyo con la intención de participar en la Liga de Clubes con mi equipo, programado semanas atrás y que dado el momento de la temporada en el que se iba a celebrar, no podía preparar. Cuatro días antes de la carrera se me informa de que o tomo la salida en el Promaster o no tengo derecho a dicho premio del Ranking Final. A mí nadie me debe dinero, pero consciente de que hay gente a la que sí, pregunto a algunos afectados si van a correr o protestar. Nadie se iba a inscribir porque ya estaban hartos de que les debieran dinero, pero a mí esa solución no me valía como protesta. De igual forma que yo me preocupo y pregunto por la situación de los demás, deberían de considerar la mía. Yo tenía que al menos tomar la salida, después que se haga lo que quiera. No buscaba el premio de la carrera, no solo porque no estoy entrenando, sino porque si no están pagando, bastante que tienen ya con pagarme el Ranking Final y no me apetecía meterme un calentón innecesario. Mi manera de protestar junto con Uxío Abuín y David Castro, sin jugarnos ya nada, fue la de tomar la salida y retirarnos. Hicimos una vuelta de 200m nadando, haciendo el tonto y nos retiramos. Si ellos no eran serios con los deportistas, nosotros tampoco lo íbamos a ser con ellos. El formato de eliminación por vueltas ni se llevó a cabo, se trataba de un triatlón normal. Hay mucha desinformación. Creo que he colaborado con la causa y me he ganado mi Ranking Final, con la esperanza de que lo paguen y si no, ya se tomarán las medidas necesarias.

Después de todo esto solo tengo que decir, que este fin de semana no ganó el triatlón. Este fin de semana lo que fue es un AUTÉNTICO DESASTRE. Y que así no se llega a ningún lado. ORGANIZACIÓN es lo que hace falta. Menos hipocresía y dos dedos de frente.


Un saludo.

lunes, 7 de octubre de 2013

FINAL DE TEMPORADA

Lo que uno quiere no es siempre lo que ocurre y, tras tener en mente alargar durante prácticamente un mes más mi temporada, me veo forzado a terminarla ya. Influyen factores externos con los que yo nada tengo que ver, pero sí dependo y finalmente puedo decir alto y claro que comienzan mis vacaciones deportivas.


En mi calendario quedaban pendientes la Copa de Europa Premium de Sevilla (cancelada por la organización) y un fin de semana de competiciones en El Toyo – Cabo de Gata, donde será la Liga de Clubes y la final del WTPromaster. Al cancelarse Sevilla, se queda muy aislada mi última competición y no tiene sentido alargar más, sin garantías, y sí nos ponemos a pensar en la preparación de la temporada que viene.



Termino satisfecho, con la moral alta y, lo más importante, con muchas ganas de seguir. Ha sido muy buen año y, al fin, entrenando conseguí la regularidad que no había podido tener por lesiones. Aún así, he tenido mis parones y por eso nunca hay que bajar la guardia.






La temporada 2013 finaliza con 6 podios internacionales, con mi debut en las Series Mundiales y con una gran escalada en la ITU Points List (45). Jamás podría haberme imaginado un año así, y por eso, independientemente de que no todos los resultados hayan sido buenos, es para estar satisfecho. Buena y mejorable, me quedo con eso.





Ahora a disfrutar el descanso y a organizar la temporada que viene. Ilusionado y con ganas de más. ¡Hasta la próxima! ;)

lunes, 15 de julio de 2013

ÚLTIMAS CARRERAS Y PALAMÓS WC

Ya estoy de vuelta después de unas semanas de inactividad. Me apetecía desconectar, centrarme en otras cosas y retomarlo todo ahora con fuerza. Haré un breve resumen de las carreras que he corrido hasta ahora y de lo que me ha ido pasando en estas últimas fechas.
Todo iba bien, con podios en  las Copas Continentales de Banyoles y Larache, carreras en las que conseguía ser regular y sólido. En ambas estuve presente en la escapada y corriendo las sensaciones eran cada vez mejores.

Después llegó mi debut en un Grand Prix, Dunkerque. Prueba con frío y viento, pero espectacular por el nivel de triatletas y por cómo la montan. El Grand Prix es otro nivel, te sientes como un auténtico profesional de este deporte y te tratan acorde con esto. El traslado, que te den bici, que te lo pongan todo a tu disposición, que la televisión cubra las pruebas, que haya labor de equipo y estrategia… Son muchas cosas, que juntas, hacen que el triatleta vaya con gusto y ganas de dar espectáculo. En esta prueba salí el 40 del agua: en mi vida había estado en una primera boya tan salvaje, pero a base de carreras así me estoy curtiendo, o eso espero. Finalmente, tras una bici sin pausas y a tope (sí, a tope), me bajé a correr y lo hice como pocas veces en mi vida. Nadie peta, yo no sé si la gente tiene extra de motivación pero es correr al límite durante 5km y aflojar 300 m significa que te pasan 3 ó 4. Es agónico pero gratificante una vez se termina. Terminé el 11º y mi equipo 1º.

Tras esto corrí en la Serie Mundial de Madrid. Mi debut al más alto nivel. Le di demasiada importancia, una vez lo analizo en frío. Me volvió el hormigueo ese al estómago que hacía tiempo que no tenía. Si Dunkerque había sido salvaje, esta primera boya fue brutal. Codazos, puñetazos y dos agarrones hacia el fondo que te dejan en el sitio. A pesar de eso lucho, como puedo y salgo de los últimos que tenían posibilidad de enganchar el gran grupo. Corro el pontón con Mario, hago una buena transición y cuando voy a saltar a la bici, lo hago mal y me voy al suelo. Perdí el tren, resignado en un grupo que no trabaja ni deja trabajar y la única manera de quitarme la espinita fue correr bien. Eso intenté y terminé en el puesto 33º. Con todo lo que nos metieron en bici ni una buena carrera a pie me salvó. Sí, señores, fuera del cut out. Ojalá dentro de unos años pueda acordarme de mi primera Serie Mundial, reírme y decir: pues sí, en mi primera Serie Mundial “me dieron pal pelo”. Hasta entonces, tendré que mejorar ese puesto y lo tengo como reto personal.



Luego vino el Campeonato de Europa Élite, en Alanya, Turquía. No era un objetivo para mí dado que soy sub23, pero me gané la clasificación y me hacía ilusión hacerlo. Allí nado regular y me quedo a las puertas de la escapada. Toca trabajar en bici en un circuito con 35km de pavés. Fui incómodo y con el calor que hizo me bajé a correr sin fuerzas y cada vez a peor. Mis compañeros me dijeron que llegué a trotar bizco, con la mirada perdida… Yo ni me di cuenta de lo que pasaba. Llegué a meta a un suspiro del golpe de calor, me atendieron y poco a poco me fui recuperando. Puesto 17 y carrera para olvidar.

Lo siguiente fue el Grand Prix de Saint Jean de Monts. Iba con rabia en la natación: en un mar con corriente, salida de playa y muchas olas conseguí salir 4º del agua. Del 40 al 4º hay mejoría, pero bien es cierto de que fue una natación rara y a mí esas condiciones se me dan bien. Intentamos la escapada pero no salió y nos bajamos a correr otra vez un grupo gigante. Tramos corriendo por arena y nuevamente un no parar. Es espectacular cómo se corre allí. Puesto 14º y corriendo al lado de estrellas que siempre había visto en la televisión. Un punto de moral.
Llegó mi objetivo: Campeonato de Europa Sub23. Holten es un lugar precioso y la temperatura que hizo es la que mejor se adapta a mí, “el fresco”. Nado muy bien, saliendo 7º, cojo el primer grupo pero no hay gran corte y se forma un grupo de 26 ó 27 triatletas. Casi todos los favoritos dentro. Me limito a aguantar y me bajo de los 8 primeros en la T2. Me pierdo y no encuentro mis zapatillas, mi box estaba medio ocupado por otra bici, se cae al meter la mía, las coloco las dos y salgo a correr. Sí, el último. Salgo con tanta rabia que dosificar en ese momento me hubiera hecho sentir un gran perdedor. Salí muy fuerte y fui pasando a la gente hasta colocarme tercero en el paso de la primera vuelta. Fue entonces cuando me tranquilicé y dije, ahora dosifica. Tenía al suizo y al belga corriendo juntos a 20m, pero no me cebé y poco a poco cogí al belga que cedía con los kilómetros e hicimos la última vuelta juntos y controlándonos. Nadie por atrás, nadie por delante y nosotros nos jugaríamos la plata y el bronce. No consigo soltarlo, esprintamos y me ganó por 3m. Hice lo que pude y aunque en el momento no lo pude saborear, ahora me siento satisfecho por haber sacado adelante la carrera.

Mi última carrera, la Copa del Mundo de Palamós. Salgo muy bien desde la playa. Es tal mi emoción al verme solo los primeros metros que me motivo y me pongo a tope (suelo ser impulsivo). El amigo lactato no tardó en hacerme la visita antes de la primera boya y si a esto le unimos otra batalla campal sobre mi espalda imantada en la primera boya, se traduce a 40 segundos de cabeza en la primera vuelta de natación. Tenía que sacar eso adelante, hago lo que puedo en la segunda vuelta y pierdo 20 segundos más, cortado. Buena transición y bici fuerte los primeros kilómetros. Nunca me había visto en la situación de ir cazando grupos desde atrás pero, sinceramente, es algo que motiva mucho. Es como si se te fueran abriendo puertas con cada grupo que coges y cuantos más triatletas haya, más posibilidades. Ni me lo creía y enganchamos al primer grupo. Una pequeña escapada al final de la que salió el ganador a posteriori, pero lo decisivo iba a estar en nuestro pelotón. Hago buena T2 y salgo rápido los primeros metros colocándome el primero del gran grupo. Me pasan Polyansky, Martynenko y Rank. Decido ser precavido y mantener mi ritmo. Me sacan 100 metros y los mantengo ahí el resto de la carrera. Me junto primero con Bryukhankov y luego con Kyle Jones y Lebrun. Con ellos llego hasta casi el final. Jones me suelta a mí y yo suelto a Lebrun. Finalmente sexto, con buenas sensaciones y disfrutando de un apoyo del público espectacular y de una organización de 10. Es un lujo correr así.

Ahora, una semana de descanso total. Mi cuerpo me lo pide y mi cabeza también. Demasiadas carreras importantes y con una alta exigencia. Competir tanto y tan seguido no es bueno, así que relax en Tenerife es la mejor opción ;).
Saludos y gracias por leerme!!